Reseña: «Liebe Macht Monster» de Eisbrecher

Reseña: «Liebe Macht Monster» de Eisbrecher

Eisbrecher
Liebe Macht Monster
Liebe Macht Monster

Liebe Macht Monster es el ya noveno (!) disco de Eisbrecher. Un grupo que vine a conocer cuando apenas tenían 2 discos allá en 2006. La evolución desde entonces es evidente. En un principio, Alexx Wesselsky y compañía se alejaban del sonido más rockero de su anterior grupo Megaherz, optando por una propuesta más electrónica donde las guitarras distorsionadas serían más un acompañamiento que la protagonista de las canciones.

Lo cierto es que con los años Eisbrecher ha ido alejándose, regresando y volviéndose a alejar de esta fórmula original. Y por estos días nos presentan su más reciente creación, el ya mencionado Liebe Macht Monster. Un disco que es a todas luces el más pesado -o si se quiere, extremo– de su carrera. Y esto en el sentido que resulta más evidente, haciendo honor a la primera parte del estilo que normalmente se conoce como metal industrial.

Más allá de lo que nos ofrecen algunas canciones, como la apertura con «Es lohn sicht nicht ein Mensch zu sein», uno de los sencillos que lanzaron previo al lanzamiento del disco, que es lo que podríamos denominar el sonido «clásico» de Eisbrecher de los últimos 3 discos, hay algunas sorpresas bastante interesantes, como el primer sencillo de nombre «FAKK».

FAKK es una canción atípica dentro del repertorio de la banda, puesto que juega con el rap o hip hop, no solo musicalmente, si no que además de forma estética, dejándolo claro tanto en el video como en las fotos promocionales.

No es tan raro para los fanáticos más antiguos, teniendo como antecedente los primeros discos de su anterior grupo Megaherz (para quien se interese, revisar los discos Herzwerk, Kopfschuss y Wer bist du? de los citados).

Por otra parte tenemos canciones que inequívocamente suenan a Eisbrecher, desde «Nein Danke» y «Kontrollverlust» en una propuesta más electro-metalera. Algo destacable de esta última es cómo en la parte final se juega con un break típico del nu metal o metalcore. No es raro que para alguien se le vengan a la mente clichés de otros estilos, como el djent. La afinación grave de sus guitarras en este disco tiene mucha más presencia, debido a la cuidada producción y detalle que se le dio a dicho instrumento.

Tenemos otros temas más cargados a la melodía y un poco más reposados, «Im Guten Im Bösen» o «Himmel», esa suerte de balada, tan característica dentro de su discografía. Pero también hay sorpresas bastante agradables con Systemsprenger o Laiserdrehen. Mucho más cargadas a la electrónica e industrial. La primera más que la segunda por cierto.

Pero hay una que quizás fue la más esperada para algunos: «Dagegen». Esta es una colaboración con Dero Goi, cantante de OOMPH! y musicalmente es uno de los puntos fuertes del disco: varios cambios de intención, progresión e incluso tiene un solo de guitarra, no muy común del estilo. La participación de Dero es correcta, de hecho la canción tiene un aire al sonido de OOMPH!, aunque la letra no me parece tan destacable como he leído en otros sitios.

Particularmente, hay dos canciones que se transformaron en mis favoritas: «Wer bin Ich» y «Es lebe der Tod». La primera parte con una introducción donde guitarras y batería van cada una a su ritmo, para finalmente desembocar en el coro donde nuevamente podemos notar una producción fresca, con un juego entre la guitarra líder y rítmica que contrasta con la voz de Alexx. Nada muy complejo pero sí muy resultón.

Te podría interesar:

×